Tea Party vs Coffee Party

Estas últimas semanas hemos asistido en EEUU al nacimiento de dos nuevas corrientes dentro de la política norteamericana, una corriente marcada por el sector ultraderechista del  Partido Republicano descontento por las políticas del presidente Obama y en el otro lado la corriente denominada Coffee Party, alternativa de izquierda al movimiento de extrema derecha “Tea Party”, estos dos nuevos grupos de presión o lobbies son la autentica novedad en el ámbito político que ha tenido el país quitando claramente la figura renovadora que supuso el acceso a la presidencia de Obama hace un año.

Motin del Te y uno de sus lideres Samuel Adams

En primer lugar está el Tea Party es un movimiento de base conservadora conformado por centenares de organizaciones de EEUU que ha surgido en el último año en contra de lo que ellos mismos consideran las “políticas socialistas” de Obama, este movimiento tiene como base social hombres blancos de clase media golpeados gravemente  por la crisis económica ya que están desempleados o en riesgo grave de estarlo y la llegada de un persona de raza negra a la Casa Blanca, en un plano económico están muy influenciados por la teoría neoliberal o neoclásica consistente en que temen a gobiernos grandes e intervencionistas, consideran que el gasto público actual de Obama está fuera de control a lo que se suma eventualmente las libertades individuales están en riesgo, los partidarios  del Tea Party salieron a la luz  hace unos meses con varias manifestaciones en contra del proyecto de Obama de reformar el actual sistema de salud haciéndolo universal, el particular nombre que tienen se ha tomado prestado de uno de los acontecimientos más importantes de la historia de los EEUU que desencadenó la Revolución Americana y su sucesiva independencia, el acontecimiento ocurrió en 1773 cuando tuvo lugar en Boston el denominado Motín del té (Boston Tea Party, en inglés), en el que los colonos, en un acto de protesta contra la metrópoli británica y sus impuestos, lanzaron al mar un cargamento de té (Londres gravaba la importación de éste y otros productos), en este motín Samuel Adams, uno de los padres de la independencia de EE UU, fue uno de los inspiradores del motín y nombre que utiliza este movimiento cuando da conferencias o mítines a lo largo de EEUU.

Logo del Coffee Party

Por otro lado está el Coffee Party es un movimiento liberal que ha surgido de manera espontánea en la red social de Facebook para hacer la competencia a los conservadores del «Tea Party», este movimiento social nació con un espíritu de cooperación y quiere dar voz a todos aquellos estadounidense que con diferentes experiencias, edades, ideales políticos, incluso distanciados geográficamente, quieren contribuir en la política nacional, su fundadora, Annabel Park, directora de documentales de 41 años, cabreada y harta del eco que los medios de comunicación daban a las posiciones ultraconservadoras del grupo «Tea Party», propuso en su Facebook que se fundara un partido alternativo, del café, del batido o de lo que fuera, finalmente se adoptó en nombre del café.

El Coffee Party tiene como fundamento promover una discusión cívica que aporte soluciones al discurso de la política nacional, huyendo de la práctica de sólo asignar culpas y señalar con el dedo hacia la administración de Obama, cosa que hace y que ejerce el Tea Party que ha sacudido Estados Unidos alimentado por el rencor y el miedo de una clase media empobrecida por la crisis que mira con recelo hacia sus políticos de Washington.

El Tea Party ha tenido varios logros en elecciones ya celebradas a lo largo del último medio año, cabe citar los casos de Virginia y Nueva Jersey, Estados donde las tradicionales victorias demócratas de otros años se tradujo en que perdieron en las elecciones a los puestos de gobernadores), el otro caso más paradigmático es lo que ya se denomina “el milagro de Massachusetts” milagro que se refiere a la victoria de Scott Brown, un populista sin ninguna ideológica que consiguió finalmente el escaño del Senado dejado vacante en ese Estado por el fallecido Ted Kennedy el año pasado.

Esta nueva derecha norteamericana ha roto los moldes del tradicional bipartidismo de la nación con un discurso basado fundamentalmente en el racismo, el nacionalismo exagerado dirigido sobre todo a esa clase media blanca conservadora fustrada en las últimas décadas debido a los derechos civiles a toda la población, derechos a las mujeres, etc.. Todos estos derechos que le han quitado el papel protagonista que tenía en la sociedad norteamericana en la década de los 50 y a principios de la década de los 60, esta clase media blanca herida dispara contra lo que tiene más cerca en la actualidad que son los inmigrantes, las minorías raciales, los dirigentes políticos a la vez que reduce la competencia contra ellos y pretende que EE UU sea sólo para los verdaderos americanos, desde una visión europea de lo que es el Tea Party con su combinación de demagogia, racismo, nacionalismo y xenofobia, enarbolada por una clase media herida y agitada, es una receta muy conocida ya que situaciones similares llevaron al poder a gente como Hitler y Mussolini.

En el otro aspecto es muy loable el otro movimiento del Coffee Party ya que por medio de las palabras quieren cambiar la política nacional de los EEUU sin incitar al odio hacia lo desconocido, el racismo y otras clases de paranoias mentales que dicen algunos simpatizantes del Tea party cabe citar que ellos dicen que la sanidad universal es cosas de comunistas y socialistas, lo malo que preveo que ocurra es que tanto este movimiento progresista como el ultraconservador se van a convertir en lobbies y dejaran de decir que es lo que falla de la política nacional y se preocuparan en obtener dinero a costa de los contribuyentes.

Anuncios

Río de Janeiro, sede oficial de los JJ. OO. en 2016

Ya ha pasado un tiempo desde que se conoció la noticia, pero aquí queríamos hacernos eco de las repercusiones, opiniones y declaraciones que ha habido al respecto.

Como todos ya sabemos Río de Janeiro será la sede que albergara finalmente los Juegos Olímpicos de 2016. En el primer corte se dejó atrás a Chicago, que nunca presentó una candidatura solida pero al estar alabada por Obama, el presidente de Estados Unidos, creíamos que había cogido suficientemente consistencia para considerarla una digna competidora, como es obvio nos equivocamos.

En la segunda manga fue Tokio la que cayó que a pesar de tener una presencia un poco más sólida, y sobre todo por no contar con el beneplácito del público que se mostraba en contra de ser candidata oficial de los Juegos Olímpicos. Y por fin, después de cuatro años España llegaba a la gran final junto a Río de Janeiro. Se supone que Madrid 2016 tenía mejores condiciones, infraestructuras pero sin embargo fue la brasileña la que se llevo el gato al agua.

Digan lo que digan los comisarios del COI (Comité Olímpico Internacional), lo cierto es que muchos son los factores que han podido influir a la hora de otorgar a Río ese privilegio. Lo hizo por ejemplo a favor suyo, la repetida rotación de continentes, que a pesar de que se muestran impasibles en afirmar que no es importante sabemos que ha sido un factor posiblemente decisivo en la decisión final. Se trata de una potencia emergente, que jamás ha albergado ningunos Juegos Olímpicos (refiriéndome a Latinoamérica), otro punto a su favor. Figuras muy destacadas que apoyaron este sueño han sido Pele o Lula da Silva, el presidente del país.

Sin embargo queda algo de resquemor en el corazón de los españoles, que teníamos una buena corazonada. Algo sigue inmovible en nuestra mente: si España poseía la candidatura más solida, mejor presentada, con mejores infraestructuras y el apoyo mayoritario de la población ¿por qué no hemos ganado? ¿qué nos ha faltado para convertirnos en la siguiente sede de los Juegos Olímpicos? y otra pregunta importante ¿lo volveremos a intentar en 2020?

Barack Obama quiere ser negro

Quise poner una entrada de humor, pero antes quisiera hacer una breve aclaración que me parece importante sobre un tema en apariencia tan simple, pero que a la vez conduce a errores garrafales, el tema es el siguiente, ¿porqué llamamos a Obama negro?, ¿el presidente negro? Y otro tipo de acepciones similares escogidas deliberadamente que carecen de verdad.

1º Obama no es negro, es mulato. Es hijo del keniano Barack Hussein Obama Sr. y la estadounidense Shirley Ana Dunham

2º No es hijo de inmigrantes, recordemos que su padre llego a América porque le dieron una beca, es decir, era un estudiante nunca un inmigrante.

3º No es afroamericano, su padre si, pero Obama nació en Hawai.

Y por supuesto no se deben olvidar las enormes diferencias de lo que ha sido su vida en comparación con la de sus congéneres raciales, Barack Obama estudio en universidades de élite, se educó como un blanco de clase media alta, viajó y a vivido en diferentes ciudades americanas…

Con lo cual, aunque nosotros mismos, coloquialmente le llamemos negro, y estemos artos de escuchar en todos los medios como de manera reiterada, le nombran de este modo una vez tras otra, debemos ser conscientes de que se comete un gran error.

Si bien, personalmente, y como acostumbra hacer un profesor, prefiero llamarlo falso negro.

Y por ultimo, dando una nota de humor, lo cual fue la primera intención al abrir este post, quería hablar de los rumores, confirmados o no, que dicen que Obama se da rayos uva, ¿un negro dándose rayos uva? La verdad, suena bastante gracioso y peculiar, pero de nuevo hay que tener en cuenta que el no es negro sino mulato, y que su color de piel no es muy oscuro, así que si de verdad se da estas sesiones de bronceado, resulta interesante y desde luego debe tener una finalidad política, porque cuanto mas represente a colectivo afro americano, inmigrante, negro, o como queramos llamarlo y cuantos queramos incluir, mas cerca estará de ellos, mejor lo recibirán, y mas identificados se sentirán con el flamante presidente americano.

Algo que nos podría servir de prueba, aunque no deja de ser un aporte sin credibilidad, a la que damos la interpretación que nos da la gana, aunque bien podría ser cierta, es esta fotografía de Obama saliendo del gimnasio. En ella vemos que lleva todo el atuendo deportivo la bolsa de deporte, algo casi indispensable, ¿será cierto que solo va al gimnasio para darse rayos uva?