Irán-Occidente, la eterna desconfianza mutua

Ahmadineyad en un discurso sobre la energía nuclear en Irán

Este fin de semana se ha celebrado en la ciudad germana de Múnich la Conferencia Internacional de Seguridad, una reunión que abarca a toda la elite mundial en lo relacionado con la seguridad colectiva, es decir se concentran Ministros de Defensa, generales y almirantes de diversos Estados, jefes de los servicios secretos, dirigentes de compañías de armas y productos bélicos, en resumen los grandes magnates y gerifaltes de la guerra en la actualidad, en la edición de este año han sido dos las principales cuestiones que se han tratado, una de ellas es Irán, un Irán con armamento atómico representa el peligro de reiniciar una carrera armamentista, y por otra parte está China y su gran potencial no solamente económico sino militar, hay que recordar que en estos momentos la relación EEUU-China no pasa por buenos momentos debido sobre todo a la masiva venta de armas estadounidenses a Taiwán y la posible visita y reunión del presidente Obama con el líder tibetano en el exilio Dalai Lama que ha causado resquemor en el Gobierno Chino.

Volviendo al tema que nos ocupa, el régimen iraní mando a Múnich al ministro de asuntos exteriores Manucher Mottaki con el objetivo de calmar el pensamiento de amenaza que ven la mayoría de los países occidentales sobre el tan famoso programa de enriquecimiento de uranio que quiere hacer Ahmadineyad con fines solamente pacíficos, el ha dicho varios veces que es para abastecer al país del déficit energético que tienen,  sobre este aspecto las potencias occidentales habían presionado en los últimos meses a Teherán para que aceptase una propuesta para enriquecer uranio en Francia y Rusia y devolverlo a Irán con un uranio enriquecido al 20%, a este Teherán ha contestado ordenando a las autoridades competentes iraníes el enriquecimiento al 20%, decisión que ha causado una gran decepción en Occidente ya que con esta decisión va a aumentar las sospechas que se tienen sobre su programa nuclear, en concreto Israel, EEUU, la UE acusan al régimen iraní de ocultar, bajo fines atómico civiles, un proyecto de naturaleza clandestina y aplicaciones bélicas cuyo objetivo final sería la adquisición de un arsenal nuclear, alegación esta que Irán rechaza totalmente.

Manucher Mottaki, ministro de Exteriores Iraní en la Conferencia de Seguridad

Esta decisión de última hora de Irán amplia de manera grave la diferencia entre las potencias occidentales sobre qué hacer con esta dificultosa cuestión, por una parte están las relaciones muy diferentes entre EEUU y China al respecto, Pekín ayuda a Teherán todos los años mandándoles ingentes cantidades de petróleo para fomentar su desarrollo económico, amenaza con la utilización del poder de veto que tiene en el Consejo de Seguridad de UN a la posible imposición de sanciones al régimen iraní, esta reticencia china es bastante grave ya que el veto en UN obligaría a tomar a Occidente medidas al margen de la diplomacia, medidas drásticas que desean algunos países como Israel que si fueran por ellos, ya habría habido una guerra de invasión a Irán, lo único que le queda a EEUU y las demás potencias occidentales es esperar y presionar a Teherán mediante otras vías diplomáticas y políticas.

En el otro extremo está el punto de vista de Rusia sobre el caso iraní, sobre esto hay que decir Moscú ha tenido a lo largo de la Conferencia de Múnich una posición muy reticente dando a entender que va a resultar muy difícil conseguir su respaldo a nuevas sanciones a Teherán, el ministro de asuntos exteriores ruso, Serguei Lavróv tenido una intervención marcada por las típicas evasivas rusas hacia este asunto ya que aunque no dijeron nada de sanciones, apostaron por que las futuras sanciones que se hicieran, no fueran contra la economía iraní sino contra su programa nuclear, esta ambigüedad de Moscú tiene su origen en que está usando a Teherán como moneda de cambio ante EEUU, es decir, Moscú apoyaría a Washington en sanciones a Irán si a cambio hay concesiones en lo respectivo a la reducción de los arsenales nucleares, a la política de expansión de la OTAN hacia el este de Europa, lugar geoestratégico de vital importancia para Rusia, estas debilidades de Moscú hacen que se vea obligado a compensar a luchar en otros frentes como la cuestión iraní.

Ahmadineyad este fin de semana en una centro nuclear iraní

El encuentro en Baviera reveló que Europa no tiene aún con una visión unificada del mundo y, en consecuencia, no está en capacidad aún para proponer fórmulas para reemplazar el actual caos existente por un orden mundial con niveles aceptables de seguridad, la UE en la actualidad está inmersa en aspectos de seguridad en la creación de un futuro ejército europeo aunque lamentablemente debido sobre todo a distensiones entre diversos EEMM la integración militar propugnada desde hace ya cierto tiempo y redactada en el Tratado de Lisboa está todavía muy lejos de hacerse realidad.

En Múnich, las autoridades iraníes volvieron a decepcionar de nuevo por la gran opacidad de su programa nuclear con tintes según ellos claramente pacíficos durante la Conferencia de Seguridad, en la que no consiguieron salvar las reservas de Occidente, sino que ha conseguido que se aumente el escepticismo hacia Teherán, es una gran tomadura de pelo lo que hacen las autoridades iraníes con el resto del mundo, no digo de ir a la guerra como método preventivo como dicen algunos actores de la sociedad internacional, que me parece totalmente ilegal desde el punto de vista del Derecho Internacional, sino que hay que esperar a ver cómo actúan las potencias occidentales por medios diplomáticos ante este grave problema, la energía nuclear es positiva si tiene función claramente energético, lo que no se entiende es como Irán quiere tenerlo si todo el mundo sabe que está enemistado muy claras no solamente contra Israel sino también con vecinos suyos como Iraq y no digamos contra su gran enemigo tradicional que sigue siendo EEUU.

Anuncios

Aniversario de la llegada de los Ayatolás en Irán

Este año se conmemora el treinta aniversario en todo Irán de la llegada al poder de una República Islámica de la mano del ayatolá Jomeini y el derrocamiento del Sah Mohammad Reza Pahlevi, este acontecimiento tuvo su origen más inmediato en un proceso revolucionario entre 1978 y 1979, que llevó a que los integristas islámicos iraníes a crear un nuevo régimen islámico rechazando todo lo proveniente de Occidente a la vez que se dirigía el nuevo Irán de acuerdo a las enseñanzas islámicas de los chitas, segunda rama mayoritaria del Islam en todo el mundo.

77caed8a91094718170d4f076fb8643b

Imagen de las celebraciones del aniversario de la Revolucion Irani

La llegada del clérigo chií Jomeini al liderazgo de Irán tiene sus orígenes en la década de los años 50, concretamente en 1953 cuanto gracias a la intromisión norteamericana e inglesa y la ayuda de la CIA, se produce un golpe de Estado contra el régimen democrático de Mohammad Mosaddeq dando paso a una monarquía impuesta cuyo rostro visible pusieron al Sah Reza Pahlevi, un hombre que nada más llegar al poder aparte se quitar los partidos políticos existentes, puso en marcha una serie de medidas de diversa índole social, económica, política conocida como ‘Revolución Blanca’ que consistió en una reforma agraria, alfabetización de la población, ayuda de los EEUU y la medida más acertada que quiso poner el Sha, muy avanzada en sus años, fue dar derechos a las mujeres a la vez que se intentaría una preeminencia de la educación laica sobre la religiosa, en un país donde la religión inunda todos los aspectos de la vida de las personas, donde los líderes religiosos tienen mucho más poder que los dirigentes civiles, una medida desde mi opinión bastante acertada en sus años aunque muy temprana en el tiempo ya que no es tan fácil como decía el Sha imponer una laicidad en un Estado donde la religión, en este caso, la islámica es una gran protagonista de la vida cotidiana.

shah_small

Sha Mohammad Reza Pahlevi

En el plano económico, las medidas del Sha no funcionaron ninguna, ya que como se vio, una gran parte de la población se empobreció cada vez más mientras que la oligarquía dominante se enriquecía, ya que la mayor parte del dinero iba a parar a las grandes compañías, especialmente aquéllas que mantenían vínculos internacionales o alguna conexión con la familia del Sha. Esto hizo aumentar el descontento hacia la política occidental del Sha ya que generaba mucha corrupción y no daba beneficios a la mayoría de la población iraní, unido a este descontento, se unen los clérigos chiíes contrarios al régimen occidental del Sha. El clero iraní se convierte así en el principal adversario de la monarquía, en un Estado donde el 80% de la población es chií tradicional, con lo que no conjugan con los modos occidentales de ver la sociedad del Sha.

ruhollah-khomeini

Ayatolá Jomeini

Surge contrario al régimen del Sha de la nada, un clérigo Ruhollah Jomeini que tenía unas características muy concretas que le dieron el liderazgo de la oposición al Sha que cada día que pasaba, era aun mayor, Jomeini se caracterizaba por ser capaz de transformar el islam chiita en una ideología atractiva para muchos grupos, hasta esos años, el chiismo no creía en hacer golpes de Estado para imponer regímenes islámicos, sino que decían que su misión en Irán era preservar la religión y aguardar el regreso del duodécimo imán, la figura mesiánica del chiismo cuya presencia era necesaria para el establecimiento de un Estado islámico. Sin embargo, Jomeini rechazo esta teoría haciendo ver que era necesaria una revolución para que llegase el tan esperado imán, poco a poco se fue ganando la confianza y el respeto no solo de los clérigos sino de gran parte de los iraníes.

En la década de los 70 cunde el deseo de cambio de régimen: manifestaciones multitudinarias y represión se suceden en todo Irán, la situación fue cada vez a peor ya que se produjeron auténticos enfrentamientos con víctimas entre las tropas de seguridad y los manifestantes, esto se recrudeció a finales de 1978 hasta que en Diciembre de 1978 un grupo de soldados se rebeló y atacó el comedor de oficiales de la Guardia Imperial del Sha. Tras dicho incidente, el régimen monárquico quedó aniquilado, el Sha huyó del país en enero de 1979 y falleció en El Cairo al año siguiente.

El ayatola Jomeini regresó a Irán el 1 de febrero de 1979 tras su exilio en Francia e impuso su control absoluto sobre el gobierno iraní haciendo de corte islámico, a esta situación tuvo bastante revuelo internacional ya que tuvo muchas críticas sobre todo de los EEUU de aquellos años, la situación que colmo el vaso fue que EEUU hubiera permitido que el Sha entrara en el país para recibir asistencia médica, esto provocó que cientos de iraníes entraran y capturaran al personal de la embajada de este país y los catalogaron como espías y ligados con la CIA, situación que duró hasta un año haciendo perder la presidencia a Jimmy Carter.

20587_tapa_2272009_91044

Ahmadineyad, actual presidente de Iran desde 2005

Desde que se proclamase la Revolución e instaurase un gobierno de corte islámico, Irán ha dado tumbos en la escena internacional, desde la guerra entre Iraq e Irán por motivos fronterizos en la década de los 80, hasta la muerte de Jomeini en 1989 con la llegada al poder de Ali Jamenei que a diferencia de Jomeini es más proclive a dar derechos a las mujeres, Irán es actualmente un Estado bastante conflictivo debido sobre todo a dos razones, una es su problemático programa nuclear de enriquecimiento de uranio, que aunque Teherán dice que lo hacen por motivos pacíficos y energéticos, lo cierto es que es una cuestión nacional desde que está en el poder Ahmadineyad que en vez de decir con razones que es para obtener energía limpia, debido a su acérrimo odio anti-EEUU está provocando las dudas de Occidente al estar en constante tensión no dejando entrar a los funcionarios de la ONU para que inspeccionen las construcciones nucleares que tienen levantadas, la otra razón de la poca confianza occidental hacia Irán es recientemente las elecciones generales que tuvieron lugar este año, que gracias a la represión, al miedo y a la gran corrupción electoral hizo que las ansias reformistas iraníes que quieren más libertades civiles en Irán fueran duramente reprimidas durante meses en las calles de Teherán provocando una condena internacional contra esto.

Así para finalizar esta revolución islámica que este año ya cumple tres décadas aunque se perpetuo en el poder por una constitución de corte islámico, deberían no anclarse en lo antiguo y empezar a dar libertades civiles y políticas a los ciudadanos, sobre todo a las mujeres, y disminuir el gran protagonismo que tiene la religión aunque esto no creo que sea factible en los próximos años.

Silencio en Teheran

Iranian_DFFD--253x332

Las elecciones celebradas hace unos días en Irán dieron con la victoria con más del 60% de los votos al candidato Mahmud Ahmadineyad, político iraní que ya fue elegido presidente en las últimas elecciones de 2005. Esta decisión ha provocado tanto en Irán como en el resto del mundo aunque fuera del país en mayor medida, una gran insatisfacción ya que no era el candidato preferido en Occidente que era Mir-Hossein Mousavi que en su programa electoral decía cosas del estilo como mejorar las relaciones con Occidente, tener un Gobierno más tecnocrático, programa electoral que consiguió que una gran masa de jóvenes, intelectuales y algunos líderes iraníes ancianos le dieran su apoyo, mientras que al candidato Ahmadineyad consiguió la reelección gracias al apoyo masivo de campesinos, militares y clérigos conservadores.

Esta victoria del candidato ultraconservador de Ahmadineyad ha traído cola en muchos sentidos ya que ha provocado preocupaciones tanto en EEUU como en Israel ya que según palabras de sus altos mandatarios esta victoria traerá asilamiento en Occidente, aumento del tráfico de armas y un germen de extremistas religiosos al servicio de terroristas como Al Qaeda, cosa que desde mi visión personal sobre este asunto tienen totalmente la razón, ya que hay que recordad que el candidato que ha ganado las elecciones iraníes promueve políticas como la destrucción del Estado hebreo de Israel, niega la existencia del holocausto judío y está llevando a cabo gracias a las ayudas rusas en uranio, un plan con el objetivo de obtener energía nuclear, cosa que yo critico y no es por ser promotor de una guerra contra Irán, ya que Ahmadineyad con sus planes nucleares, aparte de enriquecerse, tiene como objetivos la destrucción del Estado de Israel, cosa que ya lo dijo a finales de 2005 en un mitin. No creo que sea con fines pacíficos como dice el presidente iraní el enriquecimiento de uranio que está llevando a cabo en centrales desperdigadas por todo el país.

Gran parte de la grave situación en esta parte del mundo vienen de la mano de Irán, ya que gracias al presidente electo, en los últimos 4 años, ha habido un apoyo de Irán a Hezbolá que dividió al Líbano, su apoyo a Hamás divide ahora mismo a los palestinos y retrasa el establecimiento de un Estado Palestino soberano. Por medio de las razones que he dicho anteriormente doy mi más profundo pésame ahora mismo a la gente de Irán, ya que no comprendo cómo pueden votar a un candidato que si sique por este camino, conllevará a que un día los EEUU o  Israel se harten de su política externa y lleven a cabo una guerra contra ellos, situación que ni yo ni la comunidad internacional quiere en ningún momento.

En el plano interno iraní ha traído grandes manifestaciones de la oposición de Mousavi ya que acusa a las elecciones de un gran fraude, cosa que yo apoyo, ya que es muy raro que el gran candidato reformador Iraní le votasen menos del 40% de la población.

Estas manifestaciones que se están dando en una mayor medida en la capital del país, Teherán, han llevado a las autoridades iraníes que lleven a cabo acciones como graves descargas contra los manifestantes que ya han provocado fallecidos entre la oposición y un apagón informativo ya que han  prohibido sobre todo a la prensa extranjera grabar imágenes sobre estas manifestación violando desde mi punto de vista la libertad de expresión y de prensa que se les vulnera al no poder informar sobre lo que realmente está pasando en Teherán.

Esa situación ha llevado a que por medio de internet, mediante los blogs, los internautas iraníes den cuenta sobre la verdadera situación que está pasando el país y estén dejando asombrados a los mandatarios de Occidente que no saben llevar a buen fin esta situación, en esto critico a la UE que en el plano internacional debería llevar un papel más relevante y no lo está llevando a cabo debido a la presión de EEUU e Israel. Esta situación de internet, sobre todo a las redes sociales y a los blogs, la está atajando de golpe las autoridades de Irán con el consiguiente silencio en el  país con el riesgo de que la gente no llegue a saber que está pasando en realidad en el país de los Ayatolas, habrá que esperar a que pasen los días a ver cómo reaccionan las autoridades a este grito de libertad del pueblo iraní.