Caída del Gobierno holandés por la Guerra de Afganistán

primer ministro democristiano de Holanda, Jan Peter Balkenende

Esta semana se ha producido la primera víctima de la ya duradera Guerra de Afganistán, me estoy refiriendo a la caída del Gobierno holandés por diferencias sobre su presencia en Afganistán, el hundimiento del Gobierno holandés de centro-izquierda, ocurrido la madrugada del pasado viernes, se venía fraguando en los últimos meses debido a las diferencias fundamentales sobre la presencia de 1600 soldados holandeses en la provincia de Uruzgán, al sur de Afganistán entre el socialdemócrata Wouter Bos que se ha ido del Gobierno y el primer ministro democristiano, Jan Peter Balkenende, socialdemócratas y democristianos, fuerzas mayoritarias de la coalición de centro izquierda gobernante hasta esta semana en Holanda mantenían posturas opuestas sobre este asunto.

Todo este lioso asunto y crisis institucional procede del año 2006 cuando se formó Gobierno en Holanda entre estas dos formaciones  políticas cuando hubo un acuerdo para que siguieran los soldados en Afganistán hasta diciembre de 2010, a fecha actual, los principales socios de la coalición, los democratacristianos (de la CDA, de Balkenende), respaldan extender la misión militar, sin embargo, tanto los laboristas como el minoritario partido en el Gobierno Unión Cristiana está en contra de prolongar la estancia de los soldados holandeses en Afganistán, esta crisis gubernamental tiene sus orígenes en la tremenda oposición de los ministros laboristas a atender la petición de la OTAN para que Holanda extendiese su participación militar en Afganistán más allá del 2010, ha podido más la mutua desconfianza entre los dos socios mayoritarios, el socialdemócrata Wouter Bos y el primer ministro democristiano, Jan Peter Balkenende, que la responsabilidad internacional.

Secretario General de la OTAN, Rasmussen

En especial la responsabilidad y lealtad a la OTAN, que les había pedido quedarse hasta 2011 para enseñar a la policía afgana, tras bastantes horas de reuniones entre Balkenende y Boss, este último se enrocó en su promesa electoral de 2006, que fijaba en diciembre de 2010 la retirada anteriormente dicha, a esta obcecación del socialista, no cedió en ningún momento el primer ministro democristiano y ha tenido como consecuencia finalmente la disolución del Gobierno, esta caída del Gobierno holandés ha inquietado dentro del seno de la OTAN que aunque lo ven como un asunto interno, la posible retirada de los más de mil soldados holandeses en Afganistán haría que fuera difícil obtener de otros países el envío de más soldados debido a que en la mayoría de países hay un sentimiento generalizado de rechazo a la Guerra de Afganistán debido sobre todo al gasto que supone y a los soldados fallecidos que cada día aumentan sin haber una solución al respecto.

En la sombra de esta crisis institucional está un posible ajuste presupuestario nacional de gran calado para 2011, unos presupuestos que podrían frenar el atisbo de recuperación logrado tras cuatro años seguidos de estancamiento,  esta grave situación actual es muy mala para Holanda, país acostumbrado al pacto, con un escenario político ya de por si era bastante difícil con la presencia de políticos como Geert Wilders, conocido por su impulso en medidas xenófobas como prohibir el Corán, cerrar escuelas islámicas, deportar a los inmigrantes, las encuetas le auguran que será la segunda fuerza nacional en Holanda. La retirada de los laboristas del Gobierno dejan en minoria a los socialdemócratas y a los calvinistas de la Unión Cristiana, gobierno muy fragil que no tendrá ocasion de desarrollar medidas legislativas al no contar con la ansiada mayoria que se necesita.

Esta es la cuarta ocasión consecutiva en la que se disuelve el Gobierno del democristiano Balkenende, ahora lo que ocurrirá en Holanda es que el actual gobierno tiene 83 días para convocar elecciones generales anticipadas, aunque los laboristas han dejado a los democristianos de lado en este asunto, según encuestas nacionales apoyan la decisión del laborismo holandés en liquidar de una vez el Gobierno de coalición, lo malo de que haya caído el Gobierno es la imagen que están dando a nivel internacional respecto a la situación en Afganistán, aunque sea una guerra lo que está ocurriendo en esa zona del mundo, han obrado mal ya que no están haciendo la responsabilidad internacional que supone estar allí, ya que seguramente lo que ocurra es que Holanda retire sus tropas dejando a la coalición de la OTAN en graves dificultades, de momento la presencia de las tropas holandesas es esencial para proporcionar seguridad, entrenar a la policía afgana y ayudar en la reconstrucción, por lo que su retirada podría ser problemática, habrá que esperar a ver quién gana las elecciones previstas en Mayo o Junio para que de una vez decidan que hacer sobre el complejo asunto que es Afganistán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: