Triunfo del títere de Moscú en las elecciones en Ucrania

Viktor Yanukovich, ganador de las elecciones en Ucrania

Este fin de semana se celebraron la segunda vuelta de las elecciones generales en Ucrania con una victoria no muy holgada del candidato del Partido de las Regiones, Viktor Yanukovich con un 48.81% de los votos escrutados ante la candidata, la primera ministra Yulia Timoshenko que se ha conseguido obtener un 45.61% de los votos, Yanukovich ha ganado estos comicios gracias a sus medidas propuestas de crecimiento económico, una revalorización a la minoría rusa del país y sobre todo a que estaban muy hartos de los escándalos de corrupción y de las promesas incumplidas de unos gobernantes enfrentados entre sí (Viktor Yushenko, el presidente saliente, y Timoshenko), lo cual ha favorecido a Yanukovich a la hora de vencer en estas elecciones, con este triunfo ha liquidado de una vez las esperanzas de lo que fue en su día la Revolución Naranja que tenía por objetivo fundamental quitarse de la larga dependencia de Rusia y acercarse a Occidente, con esta victoria acaban con las crisis energéticas que había entre Kiev y Moscú  pero huyen del sueño de integrarse en un futuro tanto en la OTAN como en la UE.

La primera vuelta de las elecciones se celebró el pasado mes de Enero con una victoria de Yanukovich seguida de Timoshenko, se dio lo que era previsible, el gran derrotado de esta primera vuelta fue Viktor Yushenko quien fue la esperanza durante la Revolución Naranja en 2004, tuvo que encajar una amarga derrota tras obtener tan sólo un 5,4 por ciento de los votos ya que no consiguió sacar a Ucrania de la grave crisis económica que lleva arrastrando desde hace varios años, el electorado castigó así su gestión contra las minorías rusas ucranianas que estuvo centrada en cuestiones lingüísticas que privilegian al ucraniano en detrimento del ruso y de memoria histórica, como la denuncia en los tribunales del Holodomor, la hambruna provocada por Stalin que mató a 6 millones de campesinos en 1933.

Yulia Timoshenko, candidata derrotada en las elecciones y actual primer ministro

Sobre estas elecciones los medios de comunicación occidentales una vez más ha tomado el viejo cliché acerca del pro-ruso Yanukovich contra la pro-occidental Timoshenko. Esta tontería se repite tan a menudo que prácticamente cada vez que el tema de Ucrania sale en Televisión que se ha convertido en algo como un axioma, como en Euclides: que no necesita prueba, ni siquiera la investigación. No es el malo Yanukovich y la buena Timoshenko, Yanukovich es pro-Rusia en el sentido de que está en contra de la ampliación de la OTAN para incorporar Ucrania. Sin embargo, es más pro-ucraniano de pro-ruso, en este caso: según todas las encuestas realizadas hasta ahora, el 60 por ciento de los ucranianos se oponen firmemente a la entrada de Ucrania en la OTAN, y sólo el 15-17 por ciento de apoyo.

Mapa electoral de Ucrania de 2004, lo que cambia es que los que votaron a Yushenko ahora votan a Yulia Timoshenko

Volviendo a los resultados finales tan mínimos entre ambos candidatos en la segunda vuelta de estos comicios no han conseguido saber que alineamiento va a tener Ucrania ya que aunque haya ganado el candidato favorito del Kremlin, la victoria  pírrica de Yanukovich hará que las instituciones del país no sepan qué hacer con el destino en las relaciones exteriores de Ucrania, ya que al apoyar a Rusia o a Occidente tendrá la consecuencia inmediata menospreciar a la mitad de los ciudadanos con derecho a voto y provocar directamente con ello un gran cisma que pondría en tela de juicio la integridad territorial misma del país ya que hay que citar que en Ucrania está claramente dividido en dos frentes, por un lado está el sur y el este de etnia ruso parlante que han apoyado a Yanukovich y centro y oeste de tintes nacionalista y favorables a un acercamiento a Occidente liderados en estas elecciones por Timoshenko.

El desencanto ciudadano por la grave crisis continua económica y totalmente decepcionado por la fallida gestión del equipo naranja tras su ruptura en 2005 impedirá un levantamiento popular masivo en Kiev como el ocurrido en la Revolución Naranja, al mismo tiempo varios observadores internacionales de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) avalaron la victoria de Yanukovich diciendo que había transcurrido sin incidencias ninguna, sobre esto la candidata Timoshenko dijo que iba a impugnar los resultados no lo hará ya que sus intenciones es de hacer una alianza con Yanukovich y seguir ejerciendo el cargo de primer ministro, aunque esto es difícil ya que el tercer candidato que resulto en la primera vuelta de las elecciones, un ex banquero de Kiev que teniendo afines ideológicos con el ganador de los comicios se hará con el cargo de primer ministro.

Yushenko, anterior presidente de Ucrania y gran perdedor en estas elecciones

Yanukovich fue primer ministro de Ucrania, la primera vez bajo la presidencia de Leonid Kuchma, de noviembre de 2002 a diciembre de 2004, y la segunda vez bajo el mandato de Víctor Yuschenko, desde agosto de 2006 a diciembre de 2007. Con Yuschenko compitió para la presidencia en el otoño de 2004 y salió ganador en la segunda vuelta, pero fue finalmente  fue anulada por fraudulenta tras el movimiento popular llamado “revolución naranja”, ahora tras haber ganado estos comicios, a Rusia le ha venido fenomenal que ganase ya que el Kremlin tendrá en su nuevo socio de Kiev un interlocutor menos beligerante en asuntos claves como el futuro de la base naval de Sebastopol, sede de la Armada rusa en el Mar Negro, o la posibilidad de ingresar a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, tema muy difícil ya que Moscú nunca va a aceptar que Ucrania forme parte de la organización al considerar a Ucrania como parte de su territorio de influencia como lo es para Rusia los países que forman la CEI.

El objetivo claro de todos los actores implicados en Ucrania, tanto el ganador de los comicios Yanukovich, como de Rusia y Occidente es que haya una estabilidad política constante en el país, ya que por el transcurren la mayor parte del gas que va directo a la UE, por esta razón de índole energético y económico a la vez es lo que desean todas las partes y que no se vuelva a ocurrir lo que otros años donde miles de hogares del Este de Europa se quedaron sin calefacción al estar rotas las relaciones entre Ucrania y Rusia, esperemos que este dramática situación para miles de europeos no se vuelva a repetir este año, viendo el carácter de Yanukovich ante Moscú y la minoría rusa, creo que Ucrania no va avanzar nada en lo que respecta a los derechos de la población, la comunidad internacional quiere que haya de una vez un presidente de Ucrania que respete tanto la mitad del país que constituye la minoría ruso parlante como la otra mitad nacionalista y con vistas a Occidente, de momento ningún presidente de los que ha habido desde su independencia de la URSS en 1991 ha sabido transmitir un espíritu nacional al margen de toda consideración en virtud si uno es nacionalista o habla ruso, el día que hagan esto que lo veo a muy largo plazo conseguirán ser un verdadero Estado con una visión al margen de toda índole interna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: